Colegio de Etnólogos y Antropólogos Sociales A.C.

Presentación-Debate Libro: La construcción humana y no humana del sentido del mundo

In Uncategorized on marzo 20, 2017 at 12:39 PM

La Construcción Humana y no Humana del Sentido del Mundo de José Luis Lezama

Presentación del documental:
La mítica tribu maya de los Cojós ante el dios Pochó de la muerte

1) La danza del Pochó en el universo maya

La idea central que guió esta investigación fue la de indagar sobre el significado de la Danza del Pochó. Partí del supuesto de que era una danza maya, dado que se escenifica anualmente en una comunidad situada en territorio maya. La lectura del Popol Vuh, sobre todo la lectura del libro sagrado de los mayas quiché en la edad adulta, me hizo pensar en otro supuesto: que era posible situar, contextualizar, perseguir ciertas analogías que parecían claras en algunos episodios de ese libro, sobre todo los de la creación del mundo y del hombre, y el del enfrentamiento de los Héroes Gemelos contra los dioses de la muerte.

Desde luego que me pareció sorprendente la manera en que la danza del Pochó podía insertarse en la creación de los Hombres de Madera y los Hombres de Maíz, resultado del segundo y tercer intento creador de los dioses del Popol Vuh. Situar la danza en este contexto requirió de otros supuestos, como es el de la posibilidad de pensar en una tribu mítica, en un relato mítico imaginado, o creado en los últimos tiempos en Tenosique por algunos expertos locales de la danza, acerca de una tribu imaginaria, la de Los Hombres de Madera, o la tribu de los Cojós, que es el nombre de uno de los personajes principales de la danza,maltratada por un dios, el dios Pochó, personificador del mal. Bajo esta consideración, la danza del Pochó consistiría en la lucha de los Hombres de Madera, Los Cojós, para librarse del maleficio del Pochó.

El Popol Vuh alude a los Hombres de Madera, creados y destruidos por los dioses al no cumplir con sus expectativas. Los dioses querían crear seres humanos que los adoraran, que los alimentaran con su devoción, oración y sacrificios. No obstante, los Hombres de Madera resultaron irreverentes, no adoraban a sus dioses, no se acordaban de ellos. Por este motivo fueron destruidos con saña, con enojo, con violencia. A continuación los dioses crearon a los Hombres de Maíz los cuales, aún resultando seres perfectos, no satisficieron a los dioses, por su arrogancia, porque estos hombres sabían demasiado, eran sabios, casi dioses y, aunque agradecidos, adoradores de sus creadores, fueron degradados, fueron corregidos, para retirarles su condición divina.

El supuesto en el que se basa la inserción de la danza en la cosmogonía maya aquí propuesta, consiste en considerar válida la analogía de los Cojós, personajes de la danza, con los Hombres de Madera, personajes del segundo intento creador, y también con los Hombres de Maíz. El argumento sería que los hombres de madera por una parte, fueron maltratados y destruidos con violencia por los dioses, y la danza sería en este marco una escenificación de la lucha de los Hombres de Madera contra los dioses creadores por este maltrato y destrucción. Por otra parte, podría interpretarse también como una hipotética lucha de los Hombres de Maíz contra los dioses, por haber sido degradados, reducidos a hombres normales, a la condición de hombres, los Hombres de Madera; la danza sería la lucha de los Hombres de Maíz, regresados a la condición deHombres de Madera, para así reconquistar su condición de seres perfectos, su ser divino.

Sostengo en este trabajo que esta contextualización de la danza en el marco del Popol Vuh se sostiene; que puede trabajarse sobre tal analogía. Lo cual no quiere decir que haya una relación directa. No se trataba de encontrar documentos, testimonios, pruebas científicas de que la danza y sus personajes existen literalmente en el mundo maya. Tales pruebas no existen; la danza no existe como tal en ese plano testimonial. Existe en el mundo de la analogía, de las hipótesis, de la lógica, y de una lectura de la danza, como la aquí propuesta, que trata de unir cabos, de buscar una cierta congruencia, una cierta lógica entre narrativas míticas de distinta naturaleza y narrativas históricas.

Los personajes del Popol Vuh son míticos. La tribu de los Hombres de Madera es mítica y también imaginarios. Los personajes de la danza son híbridos productos de un mundo encantado y otro desencantado. Son personajes históricos, también productos del mito, diversos mitos: el de su relación con la tribu de los Cojós, el de su relación con los mitos mayas. La danza misma es la fusión entre mito e historia. Por ello sus personajes participan de esta doble constitución.

La puesta en marcha de la investigación mostró que no hay consciencia comunitaria sobre la conexión con lo maya. Que las posibilidades de inserción de la danza con la mitología maya y en particular con el Popol Vuh es un supuesto de la investigación, no es pensada de esa manera por la comunidad, en la que incluso no es muy conocido. Por lo tanto, un primer acto correctivo en la investigación fue abandonar momentáneamente la inserción de la danza en el mundo maya, poner a reposar esta idea, esta intuición y proceder a la búsqueda del significado no ideal, sino real de la danza para la gente, aún cuando este pareciera poco relacionado con el mundo maya puesto que, a veces, cuando aparecía, lo era solo de manera lejana y sin una argumentación sustantiva sobre el caso.

2). La construcción social del mundo

Este significado real, estos significados reales, que alimentan el capítulo de la construcción social de la danza, se ancla sobre todo en los terrenos de la individualidad y de la experiencia vivencial de los actores: danzantes, público y expertos, interpelan al individuo en los significados de su cotidianeidad, de sus sentimientos más directos, menos elaborados, menos conceptuales y racionales por decirlo de alguna manera. De allí emerge una idea de la danza, una construcción alrededor de su relación con la diversión y la fiesta. El individuo interpelado, o el individuo que responde a la pregunta sobre el significado de la danza, y en el caso concreto del danzante, es aquel que no parece haber dado el salto, algún tipo de transfiguración que lo conduzca a encarnar los personajes del mito. Para ellos se trata de liberarse de la presión y las restricciones, de la norma social, mediante, el gozo bajo la condición de anonimato. No obstante, queda en la atmósfera una idea suelta, un sentimiento suelto, algo experimentado por danzantes, expertos y público en general, que la danza es algo más, que dice algo más que lo que puede decir un carnaval, aún cuando no se sepa con precisión que es este algo más.

3). La construcción no humana del mundo

Pero la búsqueda de significado que la investigación persigue trasciende el terreno de la construcción social. Casi sin buscarlo, sin quererlo, se desemboca en una significación mayor, más amplia y sutil; aquella que deriva de la relación de la danza con lo no humano y con el mundo objetual, incluido desde luego el mundo de lo mítico, el persistente mundo encantado. Allí los significados se transforman, los danzantes, y también el público que aparece en esta investigación como co- generador de hechos, eventos, fenómenos, aparecen en una intensa y profundarelación con otro orden de fenómenos, de sentimientos, emociones. Es la inserción en el mundo de lo no humano, del mito, de los objetos, la máscara, la música, los animales y la naturaleza animada e inanimada, que envuelve a los danzantes, sus emociones, sus sentimientos y la consecución de su meta: destruir al Pochó. Es este el mundo de la construcción humana-no humana; social-no social, de la danza y de lo humano.

La danza emerge como un profundo ejercicio de intercambio simbólico entre distintos mundos de vida y no vida. Pero sobre todo, como un ejemplo de la inmensa capacidad de lo no humano para hacerse presente en los hechos humanos, y como un recordatorio de la necesidad epistémica y metodológica de pensar el mundo en su unidad constitutiva y comunicativa. Humanos y no humanos, abriendo puentes de comunicación, hacen la danza, la construyen y representan, la hacen realidad como una acción de significado conjunto en la que está lo maya, el mito, la historia, la naturaleza, el mundo objetual, los objetos y su reino objetante o facilitante de la comunicación, junto al mundo de la subjetividad, de la intersubjetividad humana-no humana, y sus barrera cognitivas, sus aperturas cognitivas, todos en una compleja unidad creando un mundo, muchos mundos paralelos de significación y sentido.

4). El método de la caminadora
Esto nos lleva a una de las partes más relevantes de la investigación, lo que tiene que ver con el método, y lo que hemos llamado aquí el Método de la Caminadora, que al final emergió como una salida cognitiva, como la insinuación de un recurso metodológico, cuando una especie de babel y de colapso comunicativo hicieron acto de presencia.

Lo que aquí llamamos el Método de la Caminadora, una propuesta de solución a dos obstáculos cognitivos encontrados en el trayecto de esta investigación: a) lo que llamo la babel y el colapso comunicativo que deriva de los mundos diversos e incomunicados existentes en la relación Observador- Observado y b) las rupturas de los puentes comunicativos entre los mundos humanos y no humanos que resulta de la mutua resistencia (subjetiva-objetiva) al tránsito comunicativo; lo cual en el caso humano, desde el ámbito del sujeto, del mundo de la subjetividad, proviene del predominio del carácter ególatra del sujeto, de su constitución auto-referencial y su rechazo al otro, a la existencia independiente de la otredad, humana o no humana.

El Método de la Caminadora es, de alguna manera, una insinuación, una metáfora, una alusión a las posibilidades del conocer que se abren cuando los mundos humanos y no humanos trascienden los obstáculos que derivan de una concepción, práctica de vida, o existencia auto-referencial, que cancela o le niega a lo externo su autonomía ontológica; a lo otro su existencia independiente. Desde el punto de vista del sujeto, esta posibilidad cognitiva se abre cuando se rompe con la resistencia subjetiva a darle ese estatuto de independencia al mundoexterior, y esto ocurre cuando el principio egocéntrico, la egolatría que caracteriza al individuo en su relación con el mundo, los mundos, debilitada, vencida ysuperada, permite, facilita al mundo exterior, particularmente no humano, acercarse, transitar el puente de la comunicación y mostrar su ser, su relación y conexión con lo humano, así como las diversas formas en las que se hace presente y participa en la constitución del mundo de vida humano, particularmente en su ser social. Aquí hablamos de la resistencia subjetiva al mundo objetual y no humano en general. Pero también pudiéramos hablar de una resistencia objetual al sujeto, lo que algunos llaman la capacidad de los objetos de objetar al sujeto. Es decir, en la relación comunicativa sujetos-objetos, humanos-no humanos, lasfacilidades y los obstáculos al tránsito comunicativo ocurre en los dos lados de la relación.

Existen diversas formas de trascender la resistencia subjetiva. Múltiples posibilidades de disminución de la vigilancia del ego subjetivo, del obstáculo egocéntrico al mundo objetual, al objeto de conocimiento en el caso de la relación cognitiva. La que aquí insinuamos y exploramos es la que tiene que ver con la disminución o supresión ególatra que experimentan los corredores de fondo, en la cual se genera una sensibilidad y sensorialidad especial, que hace posible mirar y aprender el mundo exterior de una manera distinta, haciendointervenir lo corporal, lo no racional, lo no conceptual, lo que algunos llaman una relación óntica con el mundo. Los objetos se acercan, transitan hacia el sujeto, dejan sentir sus formas, sus colores, sus olores, su tersura, su rusticidad, su influencia; trasmiten, comparten saber, permiten reconstruir una imagen máscompleta del mundo.

Esta investigación representó un profundo proceso y experiencia de aprendizaje. Una vez iniciado el camino, el mundo se desplegó en rutas diversas, algunas desvinculadas en apariencia con los objetivos iniciales de búsqueda de significado y sentido de la danza del Pochó, pero que, al final, resultaronproponiendo al autor, uno más de los sujetos de esta investigación, posibilidades significativas más ricas, inesperadas, en la que la aparente lejanía y desconexión de significados, que el contacto inicial con los actores mostraba, quedó desvanecida y en su lugar apareció una profunda relación con lo maya y con los distintos eventos intervinientes en la construcción de una comunidad y de sus tradiciones; mescla incomprensible a veces de mito, historia, cultura, naturaleza, objetos, mundos humanos y no humanos en sus mutuos y recíprocos actos comunicativos, cognitivos y constitutivos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: